Pura adrenalina en Málaga

131

Por sus condiciones climáticas y por su variada orografía, la provincia de Málaga parece haber sido diseñada para el total disfrute del turismo activo. A lo largo y ancho de su territorio, son muchas las posibilidades para realizar actividades físicas al mismo tiempo que se disfruta con mucha adrenalina de los recursos turísticos de las distintas comarcas.

Entre otras comarcas, una de las que más posibilidades ofrece es la Sierra Norte de Málaga. Desde las faldas de la Sierra de Camarolos, en el límite con la Alta Axarquía, hasta la ribera del Genil, que hace de frontera con la provincia de Granada, la zona nororiental de la provincia aguarda con un mar de olivos, aunque no es el único paisaje que se puede apreciar. En esta comarca nororiental existen roquedales calizos, arroyos y bosques de pinos y encinas que invitan al disfrute de muchas maneras. Entre ellas, la práctica de actividades en pleno contacto con la naturaleza, como el arborismo en Villanueva del Trabuco, las vías ferratas en Villanueva del Rosario y Archidona, el rafting en el tramo del río Genil que discurre entre Cuevas Bajas y Cuevas de San Marcos o el senderismo y la bicicleta de montaña por muchos de sus caminos, como los que discurren por Villanueva de Algaidas y Villanueva de Tapia.

La Serranía de Ronda, la Sierra de las Nieves y la Costa del Sol también cuentan con enclaves no sólo idóneos para el senderismo sino también para el descenso de barrancos por enclaves como el salto de la Rejía (Tolox), la cascada de Jorox (Alozaina), la Sima del Diablo (Júzcar) o las angosturas del río Guadalmina (Benahavís) son algunos ejemplos. A esta práctica de turismo activo hay que unir otras también muy verticales, como las vías ferratas o las rutas pensadas para las bicicletas de montaña. También se puede practicar incluso el arborismo en el parte temático de aventuras Amazonia (Marbella) o incluso ver el pueblo de Casares a vista de pájaro a través de una vertiginosa tirolina.

Los amantes del turismo activo también pueden disfrutar a lo grande en la comarca de la Axarquía. Allí, además del montañismo, con las subidas a cimas como La Maroma, El Cielo, Navachica o El Lucero, se puede disfrutar del kayak junto a las zonas más escarpadas de su litoral. Así, a partir de la primavera se pueden empezar a contratar excursiones en piragua en el paraje natural de los Acantilados de Maro o en El Cantal de Rincón de la Victoria.

Los que prefieran moverse como pez en el agua siempre tendrán la opción de disfrutar del buceo en las cristalinas aguas del mencionado paraje de los Acantilados de Maro, donde hay empresas que organizan desde el bautismo en esta actividad hasta otras experiencias submarinas singulares.

En el interior de la comarca más oriental, tampoco faltan otras actividades con mucha adrenalina, como la también espectacular tirolina de Comares. En este pueblo, que tiene una de las vistas más espectaculares de la provincia, tampoco faltan rutas de escalada o incluso vías ferratas espectaculares.

Los que prefieran emular a los pájaros tienen la posibilidad de disfrutar de practicar el parapente en algunas de las empresas de turismo activo que operan en la escarpada sierra que cobija a Valle de Abdalajís.

Los que no padezcan de claustrofobia y tengan curiosidad por lo que aguarda bajo tierra encontrarán en Málaga un paraíso para la espeleología. De hecho, la provincia tiene repartidas por distintas zonas singulares cuevas y simas en las que descubrir rincones insólitos. Eso sí, como en las anteriores actividades, conviene hacer todo esto con empresas homologadas para este tipo de prácticas. Aguardan sitios tan sorprendentes como la Cueva del Gato (Benaoján) o la Cueva de los Órganos (Alameda).

Otras opciones para disfrutar del territorio malagueño pasa por actividades como el 4×4, el paintball o el sur, entre otras opciones.